05-08-2010 - Nota
Mata Hari la Marilyn Monroe de mundo oriental
Por Danzaoriente
Mata Hari

Mata Hari, fue  una mujer que rompió con los esquemas de su época. Podemos decir de ella que era hermosa, mentirosa compulsiva y amoral, pero según las últimas publicaciones no podemos decir que fue una espía.
Ella es para muchas un ejemplo de las bailarinas exóticas de comienzos de siglo, que aprovechadas del creciente interés en la mujer de movimientos cadenciosos venidos de oriente, salto a la fama haciendo pasar por una princesa de Java.
Su historia parece cruel. Shipman, autora de la última biografía de este peculiar personaje, dijo que “el estatus de Mata Hari en 1917 era similar al de Marilyn Monroe en los sesenta: era reconocida en todas partes y considerada como la más atractiva y más deseable mujer de Europa”. Esto la ha traído hasta nuestros días, ligada a la danza oriental, cuando en realidad no lo estaba. Sus atuendos, fruto del más puro orientalismo, llenaron la imaginación de mujeres y hombres de todo el mundo. Se casó, se divorció, se hizo a si misma en París, y se convirtió en estrella y en Padeció una sífilis, que le fue asociada a un promiscuo modo de vida, pero que muy probablemente se debía al estilo de vida de su esposo.

Sus imágenes nos llegan hasta hora, y se dice que era muy buena bailando, danzaba las sagradas danzas indias del "devandasisher" y el "kandaswami", y viajó por toda Europa relatando su historia de cómo nació en un templo sagrado hindú y le fueron reveladas desde niña las sagradas danzas de su gente. Sin reparos en lo relativo al sexo y con un final de película, Mata Hari fue sentenciada como espía y fusilada. Ella pasó sin embargo a la historia, donde un siglo después podemos aún recordarla como la Marilyn Monroe de su época.

Mata Hari Mata Hari