05-04-2010
Columna: Gremidia Sagardia: Para ayudar no se necesitan lentejuelas
Paola Jarami

Da gusto reconocer el verdadero deseo tras una acción. Algo así como el viejo dicho "que tu mano derecha no sepa lo que da tu izquierda"...

La verdad es que con esto del terremoto, y tal como leí hace poco en una columna de Pilar Sordo, se ha producido no solo un terremoto de tierra, sino también y quizás eso sea para mejor, un terremoto del alma.

Nuestro medio, tan superficial a veces tiene dentro personas que ven más allá de sus propias lentejuelas. Tarea difícil, parece que entre más brillan, más complejo es ver mas allá. Pero conversando con una profesora nacional, ella me cuenta de la bella experiencia que significo para ellas ayudar. Ayudar de verdad, no haciendo algo fácil para muchas y que además nos ofrece recompensas de diferente clase, ayudar desde el corazón y donde el otro más lo necesita. No quiero decir con esto que otras alternativas de ayuda no sean buenas, pero en el fondo de nuestro corazón todos sabemos por qué hacemos realmente las cosas.

Fabiola Aqueveque profesora y bailarina, junto a su madre Gremidia Sagardia y a una de sus bailarinas del grupo NOOR Patricia Arellano, se entusiasmaron con ayudar.

En esta oportunidad ellas vieron que era muy importante salir a terrenos como profesoras de Danza del Vientre, para poner en práctica la sensibilidad,  energía, emoción y amor de una bailarina,  y pusieron manos a la obra, con el aporte de amigos, alumnas, vecinos trabajaron y lograron llevar un camión y dos autos, a Pelluhue y Chanco,   estuvieron 15 hrs. arriba de un camion, tomaron contacto con las personas  y con el desastre directamente, y según ellas nos contaban fue una experiencia que las hizo crecer como personas, y que no es imposible de hacer.
Gremidia nos comenta:

"Como profesoras, y siendo tantas las que estamos en esto debiéramos conformar una fuerza, de ayuda en estos casos tan dramáticos como los que hemos vivido en los últimos días, pero en forma directa.
Lejos de los escenarios, luces y lentejuelas vivir y ver en terreno, el dolor de mujeres, es fuerte, y creo que las profesoras de Danza del Vientre podríamos hacer mucho por ellas y por los niños, seria muy lindo."
 
"La solidaridad debe ser una y ustedes con vuestro portal es lider e importante para llamar a la unidad por una causa tan hermosa."
 
No pude estar más de acuerdo con algo que ya rondaba en mi cabeza, que a la luz de los magros resultados de otras iniciativas, parece tan claro y sencillo. La realidad es que antes de ser bailarinas o maestras somos mujeres, y mucho antes de ser mujeres somos personas. Por ello quizás es tan sencillo para decir que para ayudar solo se necesita amor, sacrificio, humildad pero para ayudar no se necesitan Lentejuelas.


Fotos Gremia en Pulluhue
Gremida
Pulluhue