24-08-2009 - Nota
Narjess Montasser
por Paola Jarami

Y desde ahora … la verdadera danza oriental.

En la sala de un gimnasio hace casi 10 años atrás, se produjo un silencio inesperado debido a la impresión que les causó a todas las presentes, el anuncio de que teníamos que presentar una danza que no conocíamos para nada, la danza oriental. 

Como dije antes desde ese día han pasado casi 10 años y la verdad es que hoy y después de participar en los talleres de la maestra Narjess Montasser siento ese mismo silencio, pues me encuentro con la sensación que no conozco para nada la danza oriental.

Narjess Montasser sorprendió nuevamente. Con su estatura reservada y su carisma y simpatía nos adentro en 4 temas, tratados de tal forma que por un momento uno cree no conocer nada y por otro siente haber asistido a una cátedra  universitaria. Dicen que las segundas partes no son buenas,  pero he sido testigo de lo contrario, cuando junto  a casi 50 chicas participé del magnífico seminario dado en nuestro país por una maestra que nació en Túnez pero que lleva viviendo casi 22 años en España.

Ella se paseo por los tópicos que nos interesan, hablando y explicando la esencia de la danza oriental, conectándola con las tradiciones y con las situaciones cotidianas y consiguiendo así que nosotras pudiéramos entender un poco más del porque de danzar de cierta manera. Ella se paseo como dije por las danzas folklóricas, enseñándonos una danza tradicional de su país, la Danza del Cántaro, nos inundo con las emociones de los distintos maqam y el porqué nuestro oído tan poco preparado y occidental no podía distinguir las múltiples expresiones del amor que habían en cada caso, nos explicó como nadie, como ejecutar correctamente un solo de percusión y cuál era el secreto para hacerlo improvisando, logrando un acople con el músico que sorprenda al público y destaque las habilidades de ambos, bailarina y percusionista, nos mostró la melaya como la consecuencia natural de la coquetería propia y de la delicadeza de la mujer árabe y por último nos emociono con una danza oriental  en que aprendimos como coreografiar haciendo uso no solo de los ritmos sino de la letra y los instrumentos.

Para mí, y después de haber conocido muchos maestros a los que aprecio y admiro, y después de haber visto grandes bailarinas sobre grandes escenarios, creo que se produjo un antes y un después. Para mí fue como cerrar los ojos y descubrir al abrirlos que estaba frente a una danza distinta, mucho más rica y mucho más lógica que la que conocía, fue como estar de repente frente a la verdadera  Danza Oriental. Así que nada más lógico que agradecer como cuando alguien me recomienda un buen libro, gracias Ximena por la fantástica elección para el 18° Encuentro de Danza Oriental y gracias Narjess por compartir tus conocimientos.

Narjess Montasser
 
PAola Jarami, Ximena Mart, Narjess Montasser y Yasmine Lasen