10-09-2008 - Nota
El estilo Egipcio
por Paola Jarami

Hace algunas semanas en esta misma columna me referia a la palabra identidad y a su significado. Hoy no encuentro una palabra adecuada para definir el estilo egipcio. Una nueva oleada de bailarinas nacidas en la tierra de los faraones han logrado hacerce un lugar en el espacio de la danza árabe. Muchas de ellas parten siendo hermosas hijas de familia que tienen talento natural y que despues de un tiempo se integran al grupo Reda. Muchos de ellos no son especiales y es que ser especial es en todo ámbito una peculiaridad y no una lógica general.

Acabamos de tener en Chile a 3 excelentes figuras en un festival que personalmente me gustó mucho. Me pareció una gran organización y un trabajo profesional y limpio.

En Egipto las bailarinas modernas de danza árabe que cultivan el estilo cabaret son parte del atractivo turístico de ese país. Pero también son quienes han hecho tan popular esta hermosa danza. Sin embargo cultivan y hay que decirlo un estilo bastante lejano al que esta más de moda en nuestro país. Los invitados del Festival Alf Leyla eran tres representantes del más puro estilo egipcio. Tres diferentes tipos de danza, tres diferentes personas detras de las estrellas. Debo confesar que quién más me impresionó fue el bailarin Mohamed Al Sayed, pues su desempeño en la gala fue original (para lo que estamos acostumbrados a ver) y además es una persona realmente encantadora. Lleno de juventud y alegría conquistó al público de todas las edades que llegó hasta el teatro oriente esa noche. Munique de la cual no podemos decir que es el más puro por su procedencia, es una bailarina sutil, delicada y conservadora que sin embargo esta enamorada del estilo egipcio y se declara fiel seguidora del mismo. Ella realizó una presentación suave, con mucha elegancia y por lo mismo falta de la extravagancia de quién cerraría el show esa noche, Randa. Munique además es una persona especialmente humilde y amable a la cual da gusto entrevistar.

De Randa debo decir que su estilo es el estilo de quién se sabe una estrella. Fuerte en el escenario, es dueña de una técnica que como ella misma define es la técnica Randa, sin mas. Su aparición fue la más esperada de la noche y cuando apareció no dejó a nadie indiferente. Su presencia impacta, y ella no es una bailarina especialmente hermosa ni especialmente escultural. La verdad es que sabe quién es y eso( o sea su ego y su presencia) llenan antes que ella el escenario. Una fusión de sabores es su danza, una mezcla con el ballet clásico y las líneas rectas en todo el cuerpo hace que su danza sea completamente diferente, manos rectas, piernas rectas totalmente tensionadas, saltos bruscos pero perfectamente controlados, en fin, todo lo que una estrella hace. Cuando pude conversar con ella( lo cual fue bastante complejo debido a que su ingles y el mío no eran tan buenos y el árabe ni hablar) descubrí a la Randa diva. Pero no a la diva como nosotros la entendemos, sino a una que pese a ser muy simpática y accesible, es caprichosa y decidida, no muy humilde y más bien vanidosa, pero por sobre todo impredecible. No reconoce inspiraciones, ni influencias en el pasado.

No he llegado a entender si me gusta totalmente el estilo egipcio. Lleno de diferencias, de exageraciones, pero a la vez lleno de elementos puros, de fuerza, de extravagancia. Pese a ello me gusta nuestra capacidad de admirar la diversidad, reflejada hoy en el estilo egipcio a mi modo de ver algo distinto y poderoso.

Alf Leyla con Randa Kamel