04-04-2012 - Nota
Jill Parker en Chile, la madre del tribal Fusión.
por Paola Maluje Boroday
www.tribalfusion.cl

Paola Maluje estuvo en la gala de la estrella internacional Jill Parker. Con ella pudo conversar en forma íntima para conocer un poco más de la historia y el lado humano de esta importante bailarina que se presentó en el Teatro Alacala el viernes 30 de abril, invitada por Victoria Vazques y Banjara. Paola Maluje fue una de las bailarinas invitadas de la noche estelar.

Paola: ¿Jill, primero que nada me gustaría preguntarte a qué edad empezaste a bailar?
Jill: Poco tiempo después que me mudé a San Francisco, yo tenía alrededor de 17 años, probablemente a los 18.
Paola: ¿Era Danza del Vientre?
Jill: La verdad es que comencé con Afro, Salsa, luego danzas asiáticas para luego incursionar en la Danza del Vientre.
Paola: ¿Cómo empezaste con Danza del Vientre?
Jill: Yo era amiga de unas chicas del barrio donde yo estaba trabajando y ellas estaban tomando clases con Carolena Nericcio (Creadora del American Tribal Style ATS), ella también vivía en el barrio y tomaba clases en el barrio, así es como empezó todo.
Paola: ¿Cuántos años tomaste clases con Carolena y fuiste integrante de Fat Chance Belly Dance?
Jill: Casi 8 años.
Paola: ¿Y luego creaste Ultra Gypsy?
Jill: Me tomó un par de años antes de atreverme a presentarme en festivales con mi agrupación Ultra Gypsy porque no quise interferir con lo que estaba haciendo con Carolena, de modo que cuando lo presenté en público, la propuesta de Ultra Gypsy ya era algo bastante diferente a su formato.
Paola: ¿Cuándo comenzaste con tu grupo Foxglove Sweethearts?
Jill: No me acuerdo cuantos años fueron los que pasé en Ultra Gypsy, quizás cinco, Y en ese momento comencé a tener problemas de salud así que fue una buena decisión cerrar esa agrupación, también en esa etapa me di cuenta que mis colegas estaban preparadas para hacer una transición en la cual se encontraban listas para trabajar y hacer sus propios proyectos, con muchas trabajé por más de ocho años y realmente ya era tiempo, y siempre estaba la posibilidad de trabajar juntas nuevamente, realmente lo haría y de hecho trabajo con algunas de ellas en algunos proyectos.  Es sólo que no quería seguir con un compromiso tan grande y demandante. Ultra Gypsy tenía 24 miembros y fue un gran trabajo preocuparme de la agrupación y de los aspectos interpersonales involucrados en ese trabajo. La verdad es que no me dejaba energía para dedicarme a lo que considero que realmente soy buena, que es la coreografía, y la estandarización de la técnica y el desarrollo de la actuación de las personas en el escenario.
Así que cuando me di cuenta que quería volver más a la danza y me sentía mejor de salud, necesitaba tener mayor tranquilidad para mis proyectos y menos responsabilidad con una empresa grande. De modo que Foxglove Sweethearts funciona de esta manera principalmente, si hay  proyectos en el horizonte, yo invito a un grupo de bailarinas y se trabaja con un director para ese proyecto,  pero no siempre están los mismos integrantes necesariamente, hay algunas bailarinas que participaban en Ultra Gypsy, y algunas personas nuevas con las que he comenzado a trabajar, y así es como se conforma.
Paola: Eres reconocida como la madre de la Fusión Tribal, ¿cómo te sientes al tener ese título?
Jill: Eso es interesante, sabes, lo que yo hice fue una evolución orgánica y natural  para mí y mi estilo de danza, al momento de hacerla no decidí hacer una nueva moda o estilo si no que  sólo era yo. Te cuento que Rachel Brice se hizo famosa con Bellydance Superstars y ella tuvo mucha influencia al haber sido mi alumna y trabajar en conjunto en mi compañía. Miles Copeland la llevó por todo el mundo con su espectáculo, y ella se transformó en la persona más importante de este otro estilo que se presentaba en ese show, especialmente en contraste, todo lo demás ya que no se parecía la Danza del Vientre clásica.
 Pienso que este otro estilo fusionado que ella hacía era tan nuevo para el mundo que simplemente se amplió, gustó  y finalmente también eso me benefició. ,Yo me siento muy feliz y realmente lo estoy,  pero no fui yo la que tuvo la intención de decir voy a hacer este cambio, y hacerlo mi propiedad. No fue mi intención, fue sólo mi evolución natural como bailarina.
Paola: Queremos saber cuáles son las diferencias entre Tribal, Fusión Tribal y Danza del Vientre.
Jill: Bueno, veo que muchas personas ven y enfatizan las diferencias, yo veo las conexiones y estoy realmente interesada en construir más conexiones, porque pienso que todas tenemos las mismas raíces.  Y para mí, si vas a ser una bailarina de Fusión, o una Tribal, o bailarina del Vientre, y vas a actuar en un escenario, más vale que sepas  bien cómo hacerlo, sepas la técnica y no simplemente bailes como lo harías socialmente pero en un escenario.  De modo que puedo tener diferencias de opinión con algunas personas, pienso que hay buenas bailarinas y malas bailarinas en todas partes. Estoy mucho más interesada en subir el nivel de la danza en el contexto de la Danza del Vientre, de todas maneras.
Paola: Tu música favorita?
 Esa es una pregunta difícil porque me gusta tanto la música que encuentro muy difícil elegir  Me gusta la música Europea Oriental, me gusta  la música con Tambores, me gusta la música del norte de África,  me gusta la Salsa, la música africana, me gusta el old Jazz, old  Blues, los Blues de otros países también como por ejemplo los Blues del estilo Africano,  me gusta el rock clásico  de los setenta con el  que crecí,  y el rock que aún me gusta.
Paola: ¿Qué te e inspira?
Jill: Todas las películas antiguas me inspiran mucho, los cuadros, las fotos, las fotos antiguas, me inspira cuando voy a las ferias de las pulgas donde siempre encuentro cosas que puedo usar para hacer mis atuendos… Puedo imaginarme trajes interesantes.  Hay músicas que realmente me inspiran toda una historia y una narración, y me dan deseos de decir una historia a través de la danza. Carmen Amaya con los bailarines de Flamenco, ella es espectacular, tiene una energía que enciende el escenario, fuera de serie.
Paola: ¿Cuál es tu meta como Bailarina y Profesora.
Jill: Como bailarina, me gustaría poder continuar con mi danza, y vivir tranquilamente, cómodamente.  Como profesora siento que es lo mío, me gusta la actuación y hacer coreografías, me gusta la improvisación, me gusta la música árabe, pero pienso que mi verdadera vocación es la enseñanza y la danza, me encanta eso, espero continuar con esto a medida que envejezca, muchas veces veo que las bailarinas buscan las últimas tendencias y a las más jóvenes radiantes  y bellas,  y pienso que eso es desafortunado porque en lo que a mí concierne yo no busco la novedad en el escenario para obtener mi información, no busco la última tendencia, miro a la gente mayor,  siento que tienen tanto más que mostrar, que saben tanto, que tienen tanta experiencia, de modo que a medida que van envejeciendo hay un recurso  precioso y yo quiero continuar estudiando con ellos, continuar viendo e interactuando con ellos y espero que la gente sienta lo mismo por mí y mi baile pero uno nunca sabe, siento que la cultura va en  una dirección extraña donde los medios  prestan atención y se focalizan en la juventud y en la belleza, así que no sé qué va a pasar, no sólo a mí sino que a esta cultura y a la danza en general.  Pienso que es una pérdida de tiempo focalizarme en ese tipo de audiencia, así que quién sabe lo que pasará pero pienso que si continúo haciendo material de calidad y la gente continúa gozando encontraré audiencia.
Paola: ¿Cuál ha sido la mayor dificultad para ti cuando te enfrentas a un escenario, al público en tus presentaciones?
Jill: Yo no era una intérprete natural,  de hecho antes que yo empezara a bailar yo era tan dolorosamente torpe en general, que eso afectó a mi salud, de manera que estar en un salón de baile, exponiéndome en un escenario en frente a la gente me hizo extremadamente consciente de mí misma a un alto nivel.  En este sentido, me sentía mucho más cómoda como profesora, en la sala de clase, estando entre los alumnos, y poco a poco me comencé a sentir  bien en base al nivel que había adquirido como bailarina. También me di cuenta que yo no era natural en el escenario así que lo pasé muy mal hasta que me di cuenta que debía confiar mas mí misma y seguir adelante. Puedo recordar claramente el momento en que eso sucedió, también más tarde también decidí hacer las cosas de manera diferente, más a mi estilo, a lo que realmente quería hacer!
Paola: Qué admiras en las bailarinas?
Jil: Me encanta cuando sin importar el nivel de las bailarinas, ellas actúan dentro de su rango de habilidad, con simpleza y claridad, me gusta cuando se detienen un poquito, dejan espacio,  respiran, confían y se conectan consigo mismas simplifican la danza y lo hacen bien aportando su propia personalidad al baile como ser humano.
Paola: Antes de salir a escena ¿en qué piensas? ¿Con qué te conectas?
Jill: Antes de salir a escena siempre pienso que quiero bailar desde mi corazón y no desde mi cabeza, lucho con esas partes de mi misma,  pienso que en el pasado sufrí por estar mucho desde mi cabeza. Una gran lección del pasado me enseñó a recordarme a entrar en un estado de meditación y a recordarme a estar mucho más desde mi corazón que estar técnicamente perfecta.
Paola: ¿Cuánto tiempo te toma estar lista para el espectáculo en términos del maquillaje, el vestuario y el peinado?
Jill: Aproximadamente dos horas o puede ser un poco más (risas!).
Paola: ¿Cuántas horas entrenas al día?
Jill: Cada día es un poco diferente para mí cuando estoy de viaje, depende del tipo de espectáculo y cuántas horas estoy enseñando, aunque cuando enseño también entreno, es totalmente diferente cuando estoy de viaje. Cuando estoy en casa trato de volver a mi rutina, también practico yoga, pero ahora como estoy viajando tanto, me es difícil decir cuál es mi rutina realmente. 
Paola: Viajas mucho?
Jill: Mucho para mí. Actualmente llevo 3 meses viajando sin parar! Pero es lo que hago para ganarme la vida y estoy muy agradecida por mi trabajo. Estoy feliz que hago lo que me gusta tan apasionadamente y con tanta gratificación, trabajando con otra gente, actuando con otra gente,  para mí es mi vida, aunque me gustaría no tener que viajar tanto y poder estar más en casa.
Paola: ¿Cuál crees que va a ser tu legado como profesora y/o bailarina?
Jill: No tengo idea como definir lo que me hace diferente de alguna manera porque pienso que me falta la habilidad de ser objetiva conmigo misma porque lo que hago es natural para mí, de modo que es difícil saber lo que te hace diferente de otra persona. Obviamente hay diferencias entre todo el mundo, es difícil ser objetiva pero recuerdo que  algunas bailarinas de la Danza del Vientre y otras personas relacionadas con la danza dicen  que yo aporto sensualidad en la Fusión Tribal porque la Fusión Tribal tiene cierta austeridad, disculpa, el estilo Tribal en general, yo me doy cuenta de eso, quiero ser muy sensual, vulnerable y expresiva,  de modo que yo espero llenar ese vacío entre la Fusión y la Danza del Vientre de manera que todos nos podamos ser como una gran comunidad en la medida que todas las cosas se hagan con integridad, creo que somos más poderosas juntas que separadas y pienso que eso es lo que traspaso a mis alumnos.     


 
LAs mujeresa Salimpur

LAs mujeresa Salimpur

LAs mujeresa Salimpur

LAs mujeresa Salimpur

LAs mujeresa Salimpur